Fonofobia, misofonía o hiperacusia ¿Es todo lo mismo? desde Cai Salud queremos ayudarte

Desde Cai Salud, con este artículo, queremos ayudarte a diferenciar entre fonofobia, misofonía o hiperacusia, para que así, si lo sufres en Alicante, Torrevieja o Calpe, puedas acercarte a visitarnos y te brindaremos todo nuestro asesoramiento personalizado, y si estás lejos de la provincia alicantina, al menos podamos ayudarte con nuestros conocimientos plasmados en el blog.

Fonofobia

La fonofobia, también llamada ligiofobia, supone el miedo a algunos sonidos intensos. El nombre “Fonofobia” deriva de las palabras griegas sonido y miedo.

Causas de la fonofobia

Un sonido intenso e inesperado puede llegar a causar crisis de ansiedad en alguien que sufre la fonofobia. Algunas personas que padecen fonofobia pueden tener miedo de los dispositivos que de repente pueden emitir sonidos fuertes, como las alarmas.

Por ejemplo en el simple hecho de escuchar música elevada puede resultar realmente incómodo cuando se producen altibajos en el sonido, pueden llegar a sufrir ansiedad. Estar asustado es en sí mismo una reacción normal, pero la diferencia clave es que las personas con fonofobia temen activamente que esto ocurra.

Síntomas de fonofobia

La fonofobia comparte una serie de síntomas con otros trastornos de ansiedad. Los síntomas pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Deseo de huir
  • Miedo intenso a los sonidos fuertes
  • Sudoración excesiva
  • Latidos cardíacos irregulares
  • Náuseas o mareos
  • Ataque de pánico
  • Desmayos
  • Cambios de humor severos después de escuchar el sonido fuerte

Tratamiento de la fonofobia

No existe un tratamiento único y comprobado que pueda curar la fonofobia. Sin embargo, los tipos populares de terapia han demostrado ser útiles para ayudar a las personas a lidiar con los síntomas asociados con la fonofobia.

La terapia de exposición y la terapia cognitivo-conductual se encuentran entre las más populares. Se pueden usar en combinación con medicamentos recetados para ayudar a reducir la ansiedad y aliviar el estrés.

La fonofobia no debe confundirse con la hiperacusia (hipersensibilidad a ciertos sonidos) o la misofonía (reacción fuerte a sonidos específicos). Pero la fonofobia a veces puede referirse a una forma extrema de misofonía, en Cai Salud queremos ayudarte, ven a visitarnos.

Misofonía

El sonido que emiten otras personas al masticar (principalmente si lo hacen con la boca abierta), o el del segundero de un reloj mientras marca el tiempo, el que hace una gota y otra, al caer del gripo, o alguien golpeando sin parar el botón con un bolígrafo, son algunos ejemplos de sonidos que pueden molestar a muchas personas. ¿Es esto un problema?

La palabra proviene del griego Misos (odio) y phonia (sonido), y lo acuñaron Margaret y Pawel Jastreboff, según la Academia Americana de Audiología, y se define como “sensibilidad extreme hacia sonidos suaves e imágenes específicas que pueden causar reacciones extremas”, indican desde el Instituto de Misofonía.

Antonio Cano, psicólogo especializado en cognición, emoción y salud, indica que el sólo uso de la palabra es un error “La etimología de la palabra lleva a la construcción de un término que en el lenguaje cotidiano no existe y en el científico tampoco”. Y es que si buscamos en la RAE “la palabra misofonía no está registrada”.

“Todos tenemos nuestras filias y nuestras fobias. Algo que a cosas de la vida cotidiana con las que nos enfrentamos como en el caso de los sonidos, que nos pueden molestar”, afirma Cano. Y sí, podría llegar a ser un signo de trastorno, pero no uno en sí mismo.

Hiperacusia

En algunos casos, sonidos como el roce de prendas de vestir pueden producir dolor intenso en la persona.

La hiperacusia puede afectar muchísimo en la vida del paciente, recudiendo su capacidad social de forma dramática y causando limitaciones en el trabajo, manteniéndole alejado de los entornos comunes de trabajo.

Síntomas

Mientras que la Hiperacusia es una condición que en sí se define con un síntoma general, que es la hipersensibilidad frente a los sonidos cotidianos, existen otros síntomas o señales que podrían facilitar el correcto diagnóstico de la enfermedad.

Cuando hablamos de hiperacusia coclear, la intolerancia llega acompañada del dolor de oídos, sensación de objetos extraños, pánico, llanto difícil de justificar e incluso acúfenos (tinnitus).

En el caso de Hipersensibilidad vestibular, encontramos estos mismos síntomas junto con mareos y vértigo, sobre todo con sonidos desagradables. Ven a visitarnos en Cai Salud, queremos ayudarte.

Causas de la Hiperacusia

La ciencia ha identificado gran número de causas detrás de esta patología.

  • Exposición a altos niveles de decibelios durante un largo periodo de tiempo
  • Exposición agresiva a niveles de volumen, como sucede en el caso de disparar un arma y en la activación de un airbag en caso de accidente de tráfico de un vehículo.
  • Contusión cerebral.
  • Enfermedad de Lyme.
  • Enfermedad de Ménière.
  • Acúfenos.
  • Una lesión producida por una cirugía del oído.
  • Trastornos de la articulación temporomandibular.
  • Dehiscencia del conducto semicircular superior del oído interno.
  • Parálisis facial periférica.
  • Una migraña
  • Síndrome de Williams.
  • Depresión.
  • Tratamiento de la Hiperacusia
  • La mayoría de los casos de hiperacusia hoy en día se tratan con terapias de ruido de banda ancha y ruido rosa. La terapia de re-entrenamiento para acúfenos también es usada para tratar la hiperacusia.

El tratamiento de este trastorno, sea cual sea la terapia elegida, consiste en reestablecer la tolerancia del oído frente a los sonidos. Por ello, conseguir resultados implica un gran compromiso por parte del paciente, quien tiene que cumplir con las rutinas establecidas por el otorrino.

En muchos casos, también se prescriben antiinflamatorios esteroides para complementar el tratamiento seleccionado.

Medidas preventivas

Con las causas identificadas, es difícil establecer una serie de medidas preventivas que resulten infalibles. Sin embargo, la primera acción que podemos tomar a favor de la salud del oído en cuanto a su tolerancia frente a los sonidos, es no exponerse a altos niveles de de ruido.

La primera acción que podemos tomar a favor de la salud del oído en cuanto a su tolerancia frente a los sonidos, es no exponerse a altos niveles de de ruido.

Asimismo, existe evidencia de que algunos medicamentos podrían causar la hiperacusia como efecto secundario. Por este motivo, se debe cesar en la toma de cualquier medicamento en caso de sentir sensibilidad elevada de los sonidos y acudir al médico. En Cai Salud queremos ayudarte, ven a visitarnos y te asesoraremos.